Desde que tenemos a Lucía, buscamos hoteles en algún rincón donde poder sentirnos confortables y donde principalmente los niños se sientan libres pero seguros.

En este apartado de la web os iremos subiendo lugares donde nos hayamos hospedado y donde hayamos disfrutado tanto como para querer compartirlo.

HOTELS WITH BABY

HOTEL SAN PERE DEL BOSC.LLORET DE MAR

El Hotel San Pere del Bosc es un remanso de paz olvidada. Llegas al hotel después de atravesar un camino de tierra de alrededor ocho minutos. Y cuando vas abriendo camino entre la arboleda mediterránea, ves el impresionante edificio, ideado en su momento de forma altruista por un terrateniente para refugiados de guerra, para convertirse después en un asilo y más tarde rediseñado por las sucesivas generaciones en un hotel. En todas sus vertientes creo que cumplía y cumple con creces su función como pocos lugares. En la faceta de hotel, corroboramos algunos de los rasgos característicos que debe cumplir a mi parecer un espacio que aspire a cualquiera de estas formas puesto que la tranquilidad y el ensimismamiento en San Pere del Bosc Hotel serán una dulce condena y estarán asegurados. A parte de esto y por añadir otra particularidad por si éstas no fueran suficientes es la sútil conexión con otros huéspedes. Cuando estas alojado en un lugar rodeado de montaña con una piscina de agua fresca y un servicio de bar en ésta que te hace estar como en casa además del restaurante con una carta tan variada y pensada, cuando estas envuelto de arte con estatuas ubicadas en posiciones estratégicas de forma imponente, no quieres salir de allí y esto hace que entables conversaciones y charlas con otras familias que suman interés a la experiencia. Para los más pequeños no es un hotel donde encontrarás una carta de actividades para poder dejarlos y los adultos relajarnos, es que todo esto ya viene incluido sin el menor esfuerzo; alrededor de la piscina se juega y se habla todas con todas pero de una manera muy inusual y módica de encontrar y que, por mucho que te explique, solo disfrutarás si estás allí. Además de las excursiones por la montaña alrededor del hotel en bicicleta o caminando. Cuando cargas las maletas y te vas y echas un vistazo y la brisa de la tramuntana que ha escalado hasta allí te roza, sabes que has encontrado un tesoro escondido que nunca olvidarás.